20 de mayo de 2010

Super Turre

Aprovechando la pausa de estos días sin clases de cocina me he ido a desconectar un `poco a casa de unos amigos en Vera, Almería. Ha sido muy agradable tanto por el buen tiempo, que nos ha permitido ir a la playa, como por la buena compañía y, por supuesto, por las cosas tan ricas que hemos picado aquí y allá.
Y, como siempre que voy por la zona, no he dejado de visitar “Super Turre”, un supermercado que me hipnotiza. Si tuviera que definir “Super Turre” diría que es una mezcla entre el Club del Gourmet y una tienda de chinos.

Ya la fachada es poco habitual. Ocupa los bajos de un edificio de ladrillo visto y cuando digo ladrillo visto me refiero a esas rasillas dobles que en las paredes se ponen alternando una a lo largo y otra a lo ancho, de manera que resulta una superficie llena de agujeritos. Así llevaba años, pero estos días parece que por fin se han decidido a enfoscarla.
Dentro, “Super Turre” es aún más estrafalario. Con vocación de Hiper, trata de tener de casi todo y en sus estantes se mezclan perfumes ( y no sólo los baratos) con imágenes de la virgen, “made in China”, modelos de ropa increíbles o cien mil cachivaches para la cocina.
La norma para seleccionarlos no parece haber sido el buen gusto en casi ningún caso. Como además parece que los clientes de “Super Turre” tienen la manía de revolver y no hay dependientes suficientes para volver a ordenar, todo ofrece un aspecto de desbarajuste que no deja de tener su encanto, aunque obliga a hacer un auténtico “slalon” para evitar los continuos obstáculos que pueden aparecer a nuestro paso. De todas formas, la variedad de productos es muy grande y los precios razonables.


Pero, para mí, el gran atractivo de “Super Turre” está en la sección de alimentación. Situado en una zona a la que han ido a vivir muchos ingleses atraídos por el sol (una sexta parte de la población de Turre tiene nacionalidad británica) y muchos magrebíes que buscan trabajo en el turismo y la agricultura, los propietarios tratan de atender sus demandas con gran variedad de productos importados.
Así por ejemplo, en la sección de mostazas, puedes encontrar más de diez variedades, y lo mismo ocurre en la de tés, donde las distintas clases y marcas hacen difícil la elección, que se complica aún más al añadir tés morunos a los británicos. Y qué decir de las mermeladas: todas las frutas y flores (y cuando digo todas es casi literal) se ofrecen allí almibaradas, en sirope, en gelatinas, dentro de atractivos envases que, en muchos casos, revelan su origen británico.
Los cous-cous, ras el-hanout, especias y condimentos de la cocina del norte de Africa tienen también un apartado importante. Lo mismo ocurre con vinagres y aceites, con variedades que no es fácil encontrar en algunos de los mejores hipermercados de nuestra comunidad. Las mantequillas tampoco se quedan atrás. Las hay con sal, sin sal, dulces, con sabores, inglesas, holandesas, alemanas…

En el apartado de bebidas la variedad llega a confundir. Acostumbrados a una sola cola (la Coca Cola) Super Turre puede tener seis o siete marcas y si hablamos de cervezas encontramos españolas, inglesas, alemanas, francesas, sin alcohol, de malta, con grosella, fresa… Por supuesto, la ginebra, bebida inglesa por excelencia, está bien representada por las mejores marcas de todo el mundo, y en vinos baste decir que sólo de Argentina ofrecen más de 20. Por supuesto no falta una buena variedad de Oportos y Xerrys tan del gusto inglés.
El recuento de lo que se encuentra en Super Turre sería inacabable. Yo compré mermelada de pétalos de violeta, mermelada de lima-limón, mostaza Colman’s, aceite de oliva virgen extra de aceituna “lechín”, una bolsa de “ras el-hanout” (una mezcla de especias típica de Marruecos que elaboran ellos mismos) té Earl Grey etiqueta negra de Twinings, tomates de huerta y dos platos preciosos y muy baratos.
Hubiera comprado muchas cosas más, pero hay que saber contenerse.
Si pasáis por la zona no dejéis de ir.
La dirección es Avd de Almería s.n, Turre, Almería 04639. Es muy fácil encontrarlo si se llega desde Mojácar o Garrucha,porque está en la entrada del pueblo.
Imprimir

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ni yo mismo, que soy de Turre, definiría mejor "Súper Turre".
Por cierto, dos datos más:
1º- Sólo cierran los domingos por la tarde, y los 4 o 5 dias de fiesta nacional.
2º- El 50% de la plantilla son familia, así que nos es que los dueños tengan explotados a los trabajadores, si no que ellos son los primeros que están al pie del cañón.

Noe dijo...

Desbarajuste es la palabra correcta,porque menudo popurri de cosas!si estuviera mas cerca no tardaria en ir porque crea curiosidad,pero estando tan lejos tendre que esperar a ir por esas tierras.espero que lo pasaras muy bien,un besazo

Anónimo dijo...

¡Qué bien te lo montas Elena!

elena dijo...

Ya si me dices que son familia, todavia me gusta más. Es una lastima no tener un supermercado así de bueno cerca. Está claro que hay que volver a Almeria.

Jordi Güibas dijo...

Y os habéis olvidado de la carnicería!! Cosa sería en carne y embutidos propios artesanos.