2 de marzo de 2010

Tembladeras de azúcar y huevo en su cristal de caramelo

“Repollo frito sobre un aire de mosto tinto, sobre bouquet de celeri y tropezones de vieira”. A veces los cocineros son algo barrocos al concebir sus platos y no digamos al nombrarlos. Siempre me ha parecido un prodigio de creatividad llamar “crema Esaú” a un simple puré de lentejas. Pero de ahí a esos excesos que a veces se pueden leer en las cartas de algunos restaurantes, hay un buen trecho.
En muchas ocasiones son una enumeración exhaustiva de los ingredientes, como el nombre del plato que encabeza este artículo, que seguramente será exquisito porque lo incluye la carta de Casa José, en Aranjuez.
Otras veces se enmascara con nombres rimbombantes un plato sencillo. Un restaurante argentino (a estos no les falta creatividad) llamaba “carne ensobrada sobre huevo agitado y astillas de pan” a un simple filete empanado o “filete a la milanesa”.
También es verdad que a veces da más pistas sobre lo que se va a comer si la carta dice “bacalao al pil-pil sobre pisto de pimientos” que “bacalao Club Ranero”.
El nombre de los platos y su evolución según las modas daría mucho que hablar, aunque al final hay nombres, sencillos o barrocos, que permanecen porque a alguien se le ocurrió utilizarlos para denominar una creación de un cocinero que resultó extraordinaria cuando aún no se sabía que lo era.
Todo esto se me ha ocurrido después de ver este vídeo que alguien ha puesto en mi e-mail. (El humor del personaje parece salido de una película de Paco Martínez Soria de las que ponen en “Cine de barrio”, pero no deja de tener su gracia)

Imprimir

3 comentarios:

A dijo...

Parece que el mundo del decostructivismo da un paso más hacia delante. Si antes nos quedaba el consuelo de darle al jarro o al quita penas... o con vino todo pasa... u otras expresiones del que el refanero castellano (o de otras lenguas de nuestro diverso país) esta lleno, ahor a nos lo ponen más difícil. Bueno que me voy por peteneras... el caso es que hasta lo de inclinar el codo lo vamos a tener difícil. Dejo un enlace sobre un artículo publicado en El Pais sobre los nuevos cocteles, que ahora se comen más que se beben. Y con nombres tambien dificiles de pronunciar y de recordar (más aún si ya llevas unos cuantos "bocados" que no sorbos de más)

http://www.elpais.com/articulo/Galicia/padre/gin/tonic/molecular/elpepiautgal/20100302elpgal_17/Tes


Un saludo

elena dijo...

Hoy justo mi hija me ha comentado que el otro dia comnió "mejillones bloody Mary", lo que no se, si bebió "una caña en escabeche"

elena dijo...

Hoy justo mi hija me ha contado que el otro dia comió "mejillones Bloody Mary", lo que no se es si bebió "una caña en escabeche"